Comprar vol. 1  Comprar vol. 2 Comprar vol. 3

The First Part of King Henry the Sixth, 1590
The Second Part of King Henry the Sixth, 1591
The Third Part of King Henry the Sixth, 1591

Dramas históricos

Se trata de tres obras de teatro, que junto a Ricardo III, conforman una de las dos tetralogías históricas de William Shakespeare. Estos tres textos fueron escritos al comienzo de su carrera, y no tienen la garra que caracteriza a su obra posterior.

Siguiendo una cronología histórica, y no por el orden en que fueron escritas, estas tres obras se sitúan después de la protagonizada por Enrique V, padre de Enrique VI, y antes de Ricardo III. Entre Enrique VI y Ricardo III, reinó Eduardo IV, que aparece en la tercera parte de esta trilogía y en Ricardo III.

Enrique VI fue para la Historia de Inglaterra un rey bien distinto a su padre, que simbolizaba la fortaleza, la grandeza patriótica y la conquista de Francia. En su caso, fue nombrado rey cuando era un bebé, y sus nobles regentes mantenían disputas que debilitaban al Estado, originando la Guerra de las Dos Rosas (contienda civil inglesa). Esta situación de debilidad propició la pérdida de Francia, desde cuyo territorio la legendaria Juana de Arco luchó hasta derrotar a Inglaterra. Su reinado supuso el fin de la Guerra de los Cien Años (entre Inglaterra y Francia).

Primera parte

La obra comienza en el entierro de Enrique V. Los nobles no pierden el tiempo: ya están discutiendo. Varios mensajeros anuncian que toda Francia se ha levantado. El regente Bedford se dispone a ir allí para combatir. Mientras, el obispo de Winchester tiene un plan para ocultar al joven rey y gobernar él Inglaterra.

En Orleans (ciudad de la Francia interior), las cosas no van muy bien para el ejército francés. Los ingleses se muestran fieros y difíciles de vencer. Una doncella que adivina el futuro por una gracia divina, se presenta ante el delfín Carlos (futuro Carlos VII de Francia). Se trata de Juana la Pucella (Jeanne la Pucelle, o Juana de Arco, luego santa patrona de Francia). Se presenta a sí misma como la salvadora de Francia, por mediación de la Virgen María. Carlos se enamora de ella, pero es rechazado.

Gloucester, el lord protector del rey Enrique VI, intenta entrar en la torre donde se encuentra, pero hay orden de Winchester de no dejarle pasar. El alcalde de Londres interviene y manda que cesen las hostilidades.

De nuevo en Orleans, el ejército francés comandado por Juana vence a los ingleses de lord Talbot y libera la ciudad. Pero a las pocas horas, los ingleses asaltan el recinto amurallado y vuelven a vencer. La condesa de Auvernia (Auvergne, región central francesa), invita a Talbot a su palacio (con la intención de apresarlo) y lo llama enano. Pero él viene pertrechado de un ejército, y hace pedir disculpas a la Condesa.

Luego viene la escena mítica fundacional de la simbología de la Guerra de las dos Rosas: unos cuantos nobles están discutiendo en el Jardín del Temple, en Londres. Ricardo Plantagenet, futuro duque de York, coge una rosa blanca e invita a sus partidarios a hacer lo mismo. Juan Beaufort, conde (después duque) de Somerset le imita, con una rosa roja, desde entonces símbolo de la casa de Lancaster, como la blanca de la de York. Enrique IV (Lancaster) había comenzado esta rivalidad cuando destronó a Ricardo II, y en esos momentos el rey Enrique VI era el Lancaster reinante.

Se celebra un acto de conciliación entre el obispo de Winchester y lord Gloucester, en el Parlamento. Los dos acceden a darse la mano, pero lo hacen falsamente. Ricardo Plantagenet es investido Duque de York por el joven rey.

Juana y sus soldados entran disfrazados en Ruán (Rouen, ciudad del norte de Francia) y la toman. Pero las huestes de Talbot contraatacan y vencen. Juana engatusa con sus palabras patrióticas a Borgoña, aliado inglés, y lo hace desertar.

París. El rey de Inglaterra ordena Conde a Talbot, por sus servicios. Los nobles continúan con sus disputas. Talbot llega a las puertas de Burdeos para recuperarla, pero del Delfín anda por allí. Mientras, en los llanos de Gascuña, al sur, York es reclamado para que luche junto a Talbot en Burdeos, pero no quiere ir porque opina que Somerset apoya a Talbot. Mientras, Somerset tampoco manda ayuda a Talbot porque estima que está luchando impulsado por York. Así que Talbot muere en la batalla, además de su hijo, que le acompañaba.

En la Corte de Inglaterra, el rey recibe carta del Papa instándole a firmar la paz. El obispo de Winchester ha sido elevado de rango y ahora es el cardenal Beaufort, lo cual le da más fuerza ante su oponente Gloucester. El rey acepta la paz, que incluye su boda con la hija del Conde de Armagnac, pariente del delfín Carlos, que aportará una gran dote.

Se está librando una nueva batalla en Angers (puerto fluvial, al oeste, antigua capital de Anjou). El ejército francés está perdiendo, y Juana invoca a los demonios, que aparecen pero no le hacen ni caso. Entonces es detenida por los hombres de York. Su futuro es la hoguera.

El conde de Suffolk, inglés, hace presa a Margarita. Ella es la hija del rey de Nápoles, también conde de Anjou y del Maine. Como la ve muy guapa, se le ocurre que será una buena esposa para el rey Enrique. Su padre accede, si conserva sus condados. Juana es llevada a la hoguera. En el camino reniega de su padre, pastor.

El delfín Carlos, ya rey de la mitad de Francia, firma la paz con Inglaterra ante York y el cardenal, aunque no piensa cumplirla. Suffolk convence al rey Enrique de las virtudes de Margarita, que acepta ser su esposo. Gloucester recuerda al rey que está comprometido con otra dama. No es escuchado, y Suffolk afirma feliz para sí: “Margarita va a ser reina y gobernará al rey; mas yo gobernaré a Margarita, al rey y al reino”. Fin de la primera parte.

La salsa de esta obra es la aparición de Juana de Arco, tratada por los ingleses de puta y de bruja. Lo demás son el reflejo de las querellas históricas entre nobles ingleses (representadas por la doble pugna Gloucester-Winchester y Somerset-York) y batallas entre Francia e Inglaterra en distintas ciudades francesas.

Segunda parte

La acción se desarrolla enteramente en Inglaterra, después de las guerras en Francia de la primera parte. Habíamos dejado al artero Suffolk urdiendo su treta para gobernar “al rey y al reino”, consistente en manejar a la reina Margarita. El argumento empieza con la recepción del rey a la nueva reina y la lectura del tratado de paz (por 18 meses) con Francia. Éste incluye la boda sin dote, y la cesión a Francia de Anjou y del Maine, ducados del padre de Margarita. Los nobles se lamentan de esta pérdida, puesto que es la llave militar de Normandía, territorio situado al norte de estas tierras cedidas. Acto seguido, todos ellos vuelven a sus conspiraciones.

Otra que también conspira es la mujer del duque de Gloucester. Él es leal al rey, pero ella quiere derrocarlo. La reina se queja a Suffolk de que el rey es demasiado religioso y no hace otra cosa que rezar. Además, no le gusta la duquesa de Gloucester ni los nobles que rodean al rey. Suffolk le dice que se los quitarán a todos de encima, utilizando al cardenal Beaufort.

Los nobles siguen a la greña. La reina maneja al rey, y le da un puñetazo a la duquesa de Gloucester. El rey elige como regente en Francia a Somerset, desechando a York. Luego, la duquesa de Gloucester, acompañada de un mago, una hechicera y un cura, invocan a un espíritu, que profetiza el negro futuro del rey, de Suffolk y de Somerset. Es una escena similar a otra de Macbeth (la primera del acto IV).

Gloucester y Beaufort se convocan a un duelo (que no tendrá lugar) durante una jornada de caza con el rey en Saint-Albans, 40 kilómetros al norte de Londres (actual St Albans o San Albano). El alcalde y los habitantes llegan en procesión para presentar a un ciego de nacimiento que acaba de recobrar la vista gracias a San Albano, aunque sigue siendo cojo. Gloucester le pregunta por los colores de los trajes y él los dice. Como eso demuestra que es un falso milagro, lo manda azotar. Al primer azote, se va corriendo, desvelándose también que su cojera era mentira. El rey es informado de la conjura del espíritu profeta.

El duque de York se considera el legítimo heredero al trono de Inglaterra, y así lo hace saber a sus partidarios. La duquesa de Gloucester es condenada al exilio en la isla de Man (estado británico en el Mar de Irlanda) y la hechicera a la hoguera. Gloucester entrega su bastón de protector del rey y se retira. La reina, Suffolk, Beaufort, York y Buckingham le dicen al rey que Gloucester es malvado y traidor. Pero el rey les responde que no, que es virtuoso. Somerset llega de Francia contando que allí todo está perdido. Los lores y la reina insisten en la culpabilidad de Gloucester, mandan apresarlo y, ya en ausencia del rey, deciden su muerte.

Llegan noticias de que Irlanda se rebela, y York es enviado allí para sofocar la sublevación. Eso conviene a sus planes de derrocar al rey, porque así cuenta con un ejército propio. Se va a celebrar el juicio contra Gloucester pero Suffolk ya lo ha mandado matar. El rey llora su muerte, y la reina hace un discurso absolutamente hipócrita. Ante el cadáver, Warwick acusa a Suffolk de asesino. El rey manda a Suffolk al destierro. Antes de irse, se despide de la reina y los dos lamentan su separación con palabras de amor. El Cardenal Beaufort muere en su cama, tras una agonía de culpabilidad. Y Suffolk perece a manos de unos piratas, en la costa de Dover (ciudad portuaria del sur de Inglaterra).

Una panda de analfabetos desharrapados, comandada por Jack Cade (esbirro del duque de York) llega hasta Londres para deponer al monarca. La reina llora con la cabeza cortada de Suffolk en su regazo. Los hombres de Cade queman, destrozan y asesinan; maldicen la escritura y a la nobleza; cortan cabezas y las llevan de estandarte. El rey huye al castillo de Kenilworth (en Warwickshire, el condado natal de Shakespeare), donde le comunican que la insurrección ha sido sofocada pero Cade ha huido. Por otro lado, York se acerca peligrosamente con su ejército, procedente de Irlanda. El rey se lamenta de lo mal que gobierna (“mi desastroso reinado”). Cade muere a manos de un hidalgo de Kent.

York llega con su ejército a Kent, cerca del campamento del rey, para derrocarlo. Buckingham le pregunta qué viene a hacer y él miente diciendo que quiere alejar del rey a Somerset. Buckingham le responde que Somerset ya está prisionero (es una treta del rey). York tiene que disimular y va a presentarse ante el rey, al cual cuenta que venía para desplazar a Somerset y luchar contra Cade. Pero Somerset aparece por allí y la cosa se lía. Tanto que se organiza una batalla entre los dos bandos: York y Lancaster, en Saint-Albans. En ella muere Somerset y vence York; y el rey huye a Londres. Con esta batalla se inaugura la Guerra de las Dos Rosas y termina la obra de teatro.

Esta segunda parte hace hincapié en las disputas y conspiraciones de los miembros de la corte. La figura del rey es presentada como la de un hombre bueno pero débil, mientras que la reina es malvada. Las partes más interesantes son, por un lado, la invocación del espíritu profeta, y por otro, las intervenciones de la “gentuza” de Jack Cade, cuya revuelta y caracterización es tan exageradamente ridiculizada que casi obliga al lector a ponerse de su parte, pese a sus horribles desmanes.

Tercera parte

Ricardo Plantagenet, el duque de York, llega a Londres con sus soldados y partidarios, tras su victoria en la batalla de Saint-Albans, y toman el Parlamento, con rosas blancas en sus sombreros. York se sienta en el trono del rey. Entra el rey con su séquito, con rosas rojas en sus sombreros. Ante su situación de desventaja, el rey nombra su heredero a York (desheredando a su hijo), a condición de que le deje seguir siendo el rey hasta que muera. Los nobles partidarios de Enrique se enfadan y se van. La reina le llama miserable y le dice que luchará junto a su hijo el príncipe Eduardo. York y los suyos pretenden tomar la corona ya, pero el ejército de la reina entra en combate, en Wakefield, cerca del castillo de Sandal. Las tropas de York pierden, y tanto el duque como su hijo pequeño mueren. Los otros hijos de York, Eduardo y Ricardo, sobreviven, y ven tres soles en el cielo, que luego se unen. Eduardo dice que a partir de entonces llevará tres soles en su escudo, y Ricardo le contesta que mejor ponga tres lunas, porque ama más a las hembras que a los varones. Esta visión (parhelio, también un fenómeno óptico) representa a los tres hijos supervivientes del duque de York: Eduardo de York, Jorge de Clarence y Ricardo de Gloucester (que será Ricardo III).

Nueva batalla, entre Towton y Saxton (cerca de York). Warwick es el noble que lucha con los hermanos York. Y Clifford el que está con la reina y sus tropas. Al rey no le dejan ni hablar ni combatir, y se sienta en una roca a reflexionar sobre lo feliz que sería de pastor. Por allí pasan tanto un hijo que ha matado a su padre como un padre que ha matado a su hijo, y el rey se une a sus lamentos. Clifford muere; la batalla está ganada para los York; los reyes huyen. La cabeza de Clifford sustituye expuesta en la ciudad de York a la del duque Ricardo. Warwick propone a Eduardo de York casarse con Lady Bona (hermana del rey Luis XI de Francia) para asentar un nuevo reino en paz con Francia.

Eduardo IV ya es rey. El anterior, Enrique VI, es apresado en Escocia y llevado ante él. Una viuda, Lady Grey, se presenta ante Eduardo para pedir el restablecimiento de los bienes de su marido, que murió apoyando  a la triunfante casa de York. Eduardo le pide que sea su amante a cambio, pero ella rehúsa y entonces le pide en matrimonio. Ricardo de Gloucester, aparte, desvela que, teniendo en cuenta su deformidad física, aspira a la corona.

La reina anterior, Margarita, va con su hijo el príncipe Eduardo a pedir ayuda al rey de Francia, Luis XI. Pero llega Warwick para solicitar en nombre de Eduardo IV la mano de Lady Bona. Luis XI acepta el casamiento, pero entonces llegan cartas que anuncian que Eduardo IV se ha casado con Lady Grey. Warwick se pasa al bando de los Lancaster, y para demostrarlo, ofrece la mano de su hija al príncipe Eduardo, que la acepta. El rey de Francia envía su ejército contra Eduardo IV.

Clarence abandona a su hermano Eduardo para pasarse al otro bando; pero Gloucester se queda, no por amor a su hermano, sino para poder alcanzar la corona. Warwick hace prisionero al rey. La reina, embarazada, se refugia en un convento. Gloucester libera a Eduardo, su hermano, y lo envía a Flandes. Por su parte, los partidarios de Enrique VI lo liberan de su prisión también. Una vez libre, Enrique abdica en Warwick. Pero poco dura la alegría. Eduardo llega a Londres y apresa de nuevo a Enrique. Luego marcha hacia Coventry para luchar contra Warwick. Allí se les une Clarence de nuevo. En la batalla de Barnet (cerca de Londres), muere Warwick. Y en la de Tewkesbury (al oeste de Inglaterra), las tropas de Eduardo vuelven a ganar, apresando a la reina Margarita, esposa de Enrique VI, y matando a su hijo. Por su parte, Gloucester entra en la celda de Enrique VI y lo mata, proclamando después que “no tengo piedad, ni amor, ni miedo”. Eduardo IV reina ya confiado, junto a su mujer y su hijo pequeño, y acompañado de sus hermanos Clarence y Gloucester. Este último, disimulando su odio hacia todos ellos.

Esta tercera parte no tiene un rincón para el respiro. Todo son batallas, apresamientos, muertes, traiciones y conjuras. Refleja en su propia estructura la complejidad de los distintos episodios de la Guerra de las Dos Rosas, lo cual la convierte en territorio áspero. La única escena humorística se produce cuando Eduardo pide la mano de Lady Grey, tras rechazar ésta ser su concubina. Y el personaje de más fuerza dramática es el villano Gloucester, que precisamente protagonizará la obra siguiente, Ricardo III.

No hay ninguna película basada en Enrique VI. Tan sólo aparece datada alguna producción televisiva. Lo que sí abundan son los filmes sobre Juana de Arco, personaje de la primera parte: Cecil B. DeMille, 1917; Dreyer, 1928; Victor Fleming, 1948 y Rossellini, 1954 (las dos con Ingrid Bergman); Otto Preminger, 1957; Robert Bresson, 1962; y Luc Besson, 1999. Se echa en falta alguna producción con Jack Cade y sus secuaces asolando Londres en la segunda parte. En el Ricardo III (1955) de Laurence Olivier hay fragmentos de la tercera parte de Enrique VI.

Algunas de las sentencias que contiene la obra:

Primera parte

La gloria es como un círculo en el agua, que se agranda hasta que desaparece a fuerza de extenderse.

Los huéspedes no invitados son a menudo bienvenidos cuando se marchan.

De todas las bajas pasiones, el miedo es la más maldita.

Segunda parte

Es un honrado engaño el que se adelanta y hace fracasar la astucia del hombre que pretendía engañar primero.

Los zánganos no chupan la sangre del águila; se contentan con robar los panales de las abejas.

Tercera parte

No hay que fiarse de quien ha violado una vez su palabra.

Referencias externas

Referencias externas

Ficha de la obra, por Susanna Sacs:

Primera parte

Título original:  The First Part of King Henry VI

Titulo completo: La primera parte del Rey Enrique VI

                           

Contexto histórico 


Único hijo de  Enrique V y su esposa Catalina de Valois, nació el 6 de diciembre de 1421 y los nueves  meses fue coronado Rey tras la muerte de su padre. Pocos meses más tarde murió su abuelo Carlos VI de Francia y Enrique heredó también la corona francesa. Los tutores del joven rey fueron sus tíos Juan de Lancaster, duque de Bedford y Humphrey, duque de Gloucester. En 1429 Enrique perdió el trono francés tras la derrota de Orleans ante los franceses liderados por Juana de Arco. En 1445 Enrique VI casó con Margarita de Anjou y el Duque de Suffolk se convirtió en favorito. Suffolk fue asesinado en 1450, siendo sustituido en el liderazgo por Edmund Beaufort, Duque de Somerset al que se enfrentaba el Duque de York, Ricardo, que más tarde sería rey. En 1453 Enrique tuvo el primer ataque de locura temporal y, pese a la oposición de la Reina Margarita, el protectorado recayó en el Duque de York. En 1954, restablecido el Rey, nació su hijo Eduardo y empezó la guerra de las Rosas en la Batalla de Saint Albans. El poder fue disputado alternativamente por Margaret d’Anjoy y Ricardo de York. Éste perdió la vida en la batalla de Wakefield en 1460, pero su hijo ganó la guerra y fue proclamado Rey con el nombre de Eduardo IV. Enrique consiguió escapar a Escocia y permaneció ahí hasta 1465,cuando fue enviado prisionero a la Torre de Londres. En 1470 Margarita de Anjou consiguió restablecer la corona para su esposo con el apoyo del Duque de Warwick.  En 1471 los York  se hicieron definitivamente con el poder y Eduardo IV volvió a asumir el trono y Enrique VI fue condenado a muerte.

Enrique VI fue un hombre piadoso y amante de las letras y las artes. El Colegio de Eton fue fundado durante su reinado. Tenía el carácter débil y poco dado a la política. Su insanidad era probablemente de origen hereditario.

Contexto] [Genealogía][Cronología] [Fuentes]  [Ediciones][Argumento] [Personajes] [Escenarios][Forma]  [Análisis]

Cronología de Enrique VI (1)

El drama fue escenificado por primera vez el 3 de Marzo de 1592 en el Teatro de la Rosa por la compañía de Los Lord Strange’s Men. No se conoce ninguna edición en cuarto. En 1623 fue incluido en el Primer Folio, ocupando la sexta posición entre las historias.

Contexto] [Genealogía][Cronología] [Fuentes]  [Ediciones][Argumento] [Personajes] [Escenarios][Forma]  [Análisis]

Fuentes de Enrique VI /1)

Como en todas las historias, la principal fuente fueron las Crónicas de Inglaterra, Escocia e Irlanda (The Chronicles of England, Scotland and Ireland) escritas entre 1528 y 1580 y reeditadas en 1587. Para los episodios franceses, Shakespeare se baso en las Nuevas Crónicas de Inglaterra y Francia (New Chronicles of England and France) de Robert Fabyan (1516). Y para el argumento inglés en La unión de las dos nobles e ilustres familias de Lancaster y York, de Edward Hall (2ª ed. 1550).

Contexto] [Genealogía][Cronología] [Fuentes]  [Ediciones][Argumento] [Personajes] [Escenarios][Forma]  [Análisis]

Traducciones al español

1872 Traducción de Francisco Nacente
1873 Traducción de Guillermo Macpherson
1915 Traducción de Rafael Martínez Lafuente.
1929 Traducción de Luis Astrana Marín.
1974 Traducción de Lelia Cisternas.
 
Contexto] [Genealogía][Cronología] [Fuentes]  [Ediciones][Argumento] [Personajes] [Escenarios][Forma]  [Análisis]

Argumento de  Enrique VI (1) 

A la muerte de Enrique V, su hijo Enrique VI asciende al trono al tiempo que Carlos, El Delfín de Francia, prepara una rebelión. En Inglaterra también hay enfrentamientos entre la nobleza partidaria de los  York y la de los Lancaster.

Con la ayuda de Juana la Pucela (Juana de Arco), los franceses consiguen derrotar al ejército inglés al mando de Talbot, pero éste consigue retomar la plaza de Orleáns en un ataque sorpresa.

Mientras tanto, en Inglaterra, Ricardo Plantagenet y el Duque Somerset mantienen un enfrentamiento jurídico que consigue implicar a gran parte de la nobleza. Los partidarios de Ricardo escogen una rosa blanca y los de Somerset, una roja. Ricardo pide consejo a su tío, Edmundo Mortimer y llega a la conclusión de que la herencia legítima del trono inglés es para la casa de York y no para el niño Enrique. Por otra parte, la vieja disputa entre Winchester y Gloucester continúa creciendo.

En Francia continúa la guerra, Juana consigue arrebatar la plaza de Ruán, pero los ingleses la reconquistan. Lord Talbot y el Duque de Borgoña preparan la coronación de Enrique VI en París. Borgoña se pasa al bando francés y para apoyar a Lord Talbot acuden a Francia Ricardo Plantagenet y el Duque de Somerset, cuya intervención se  retrasa  por el enfrentamiento jurídico que los nobles mantienen en Inglaterra. Como resultado Talbot pierde la vida en la batalla sin que los refuerzos hayan llegado.

Cuando Ricardo y Plantagenet llegan a Francia queman a Juana de Arco, acusándola de brujería. El Duque de Gluocester intenta una alianza matrimonial para el joven Enrique con una princesa francesa pero finalmente Enrique VI se casa con Margarita de Anjou, candidata presentada por el Duque de Suffolk.

Personajes de Enrique VI (1) en la versión de Astrana Marín

EL REY ENRIQUE VI,
DUQUE DE GLOUCESTER, , tío del Rey y Protector del reino.
DUQUE DE BEDFORD, tío del Rey, regente de Francia.TOMÁS BEAUFORT, duque de EXETER, tío mayor (hermano del abuelo) del Rey.
JUAN BEAUFORT, conde; después, duque de Somerset.
RICARDO PLANTAGENET, hijo de Ricardo, difunto conde de Cambridge; después duque de York.
CONDE DE WARWICK.
CONDE DE SALISBURY.
CONDE DE SUFFOLK.
LORD TALBOT, después conde de Shrewsbury.
JUAN TALBOT, hijo suyo.
EDMUNDO MORTIMER, conde de March.
SIR JUAN FASTOLFE.
SIR GUILLERMO LUCY.
SIR GUILLERMO GLANDSDALE.
SIR TOMÁS GARGRAVE.
WOODVILLE, lugarteniente de la Torre.
EL ALCALDE DE LONDRES.
Guardianes de Mortimer.
UN LETRADO.
VERNON, de la Rosa Blanca, o facción de York.
BASSET, de la Rosa Encarnada, o facción de Lancaster.
CARLOS, delfín y después rey de Francia.
RENATO, duque de Anjoy, rey titular de Nápoles.
DUQUE DE BORGOÑA.
DUQUE DE ALENÇON.
BASTARDO DE ORLEÁNS.
EL GOBERNADOR DE PARIS.
EL MAESTRO ARTILLERO de Orleáns.
HIJO DEL MAESTRE ARTILLERO.
EL GENERAL  de las tropas francesas de Burdeos.
Un SARGENTO francés.
Un PORTERO.
Un anciano PASTOR, padre de Juana la Pucela.
MARGARITA, hija de Renato, casada después con el Rey Enrique.
CONDESA DE AUVERNIA.
JUANA LA PUCELA, comúnmente llamada JUANA DE ARCO.
Nobles, Guardias de la Torre, Heraldos, Oficiales, Soldados, Mensajeros y acompañamiento.
Demonios que se le aparecen a la Pucela.
 
Contexto] [Genealogía][Cronología] [Fuentes]  [Ediciones][Argumento] [Personajes] [Escenarios][Forma]  [Análisis]

Escenarios de Enrique VI

 
1.1. La Abadia de Westminster.
1.2. Francia. Delante de Orleáns.
1.3. Londres. Delante  de la Torre.
1.4. Francia. Delante de Orleáns.
1.5. Delante de Orleáns.
1.6. Orleáns.
 
2.1. Delante de Orleáns.
2.2. Orleáns. En el interior de la ciudad
2.3. Auvernia. Patio del castillo.
2.4. Londres.  El jardín del Temple.
2.5. Londres. Habitación de la Torre.
 
3.1. Londres. La cámara del parlamento.
3.2. Francia. Delante de de Ruán.
3.3. Las llanuras cerca de Ruán.
3.4. París. Salón del Palacio.
 
4.1. París: Sala de recepción en el  Palacio.
4.2. Ante de Burdeos.
4.3. Llanos de  Gascuña.
4.4. Otros llanos de  Gascuña.
4.5. El campamento inglés cerca de Burdeos.
4.6. Un campo de batalla.
4.7. Otra parte del campo de batalla.
 
5.1. Londres. Aposento en el Palacio real.
5.2. Francia. Llanura de  Anjou.
5.3. Delante de Angers.
5.4. El campamento del Duque de York en Anjou.
5.5. Londres. Aposento en el Palacio real

http://www.williamshakespeare.netfirms.com/enrique_vi_(primera_parte).htm