Comprar libro

Julius Caesar, 1599

Tragedias

Narra el asesinato de César, siendo los verdaderos protagonistas de la obra por un lado Bruto y Casio y por otro Marco Antonio, personajes romanos de la época de César.

Su argumento se basa en Vidas paralelas de Plutarco, historiador griego del siglo I. Esta obra también es la fuente de Coriolano, Antonio y Cleopatra y Timón de Atenas. El texto nos habla de la ambición y las artimañas que llevan al poder, así como de la amistad. Los personajes no son ni buenos ni malos absolutos: son humanos.

Julio César fue el político romano (Roma, 100-44 a.C.) que sentó las bases del Imperio. Tras la última batalla contra sus enemigos (Munda, 45 a.C.) comienza la trama de la obra, que termina con la muerte de Bruto (42 a.C.).

César llega a Roma victorioso desde la Bética (Andalucía, España). El pueblo le recibe alborozado. Pero un adivino le dice: “Guárdate de los idus de marzo” (15 de marzo en el calendario romano; los idus eran días de buenos augurios).

Casio (Cayo Casio Longino, senador romano) conversa con su cuñado Bruto (Marco Junio Bruto, también senador y al que se atribuyó falsamente ser hijo de César). Casio sondea a Bruto acerca de su opinión sobre el peligro del poder absoluto que está acaparando César. Bruto se muestra interesado. Casio decide que lo convencerá. Mientras, César sufre un ataque de epilepsia en el Foro, ante el pueblo que le aclama, acompañado de su esposa Calpurnia y su mano derecha Antonio (Marco Antonio).

Bruto tiene la confianza de César y del pueblo. Por eso, Casio necesita que esté con él y los que pretenden acabar con César. Casio y los demás conjurados visitan a Bruto, que se une a ellos. Casio propone matar también a Marco Antonio, pero Bruto alega que sería demasiado. Porcia, esposa de Bruto, está preocupada por su marido, al que ve agitado.

Tras una noche de tormenta y de fenómenos extraordinarios, los augures y Calpurnia (que ha soñado que la estatua de César sangraba) aconsejan a César que no acuda al senado. Veamos una lista de esos fenómenos:

- Truenos y relámpagos
- Se estremecen los cimientos de la tierra
- Brotan llamas de las manos
- Aparece un león encolerizado frente al Capitolio
- Caminan hombres en llamas
- Grazna el ave de las tinieblas de día en la plaza mayor
- Ancianos, locos y niños profetizan
- Se abren las tumbas, vomitando a los difuntos
- Una leona pare en medio de la calle
- Guerreros combaten en las nubes haciendo llover sangre
- Los espectros lanzan alaridos en las calles

Es ya el día de los idus de marzo. Al final, César se deja convencer y dispone enviar a Marco Antonio en su lugar. Pero se le anuncia que está prevista su coronación y acude. Una vez allí, los conjurados le matan.

Marco Antonio manda decir a Bruto que se pondrá de su lado. Acude al senado y estrecha las manos ensangrentadas de Bruto, Casio, Decio, Metelo, Cina, Casca y Trebonio. Bruto autoriza a Antonio a hacer un discurso fúnebre al pueblo tras hablar él. Cuando Antonio queda solo ante el cadáver de César, le pide disculpas por fingir que apoya a los rebeldes y augura terribles matanzas. Octavio (hijo adoptivo de César y futuro César Augusto) está en camino hacia Roma.

Bruto hace su discurso ante el pueblo: ha matado a César por ambicioso y para salvar a Roma. Los ciudadanos le vitorean. Turno de Antonio. Utiliza su discurso para enaltecer a César y poner al pueblo en contra de Bruto y los conspiradores. Bruto y Casio escapan de Roma.

Los ciudadanos están encolerizados. Tanto que en una escena cómica vemos a cuatro de ellos dispuestos a asesinar al poeta Cina sólo por llamarse como uno de los golpistas.

Ahora el triunvirato compuesto por Antonio, Octavio y Lépido gobierna Roma. Antonio le comenta a Octavio que Lépido es un majadero. Luego añade que Bruto y Casio están preparando un ejército para volver.

Bruto se encuentra con Casio. Mantienen una agria discusión, en la que Bruto acusa a Casio de corrupto, pero luego se reconcilian. Bruto cuenta a Casio que Porcia se ha suicidado tragando brasas de carbón, angustiada por la situación política. Ya de noche, se aparece el espíritu de César a Bruto y le dice: “Me verás en Filipos”.

Campo de batalla: las llanuras de Filipos (Macedonia, 42 a.C.). Por un lado, Bruto y su ejército, con Casio. Por otro, Octavio y el suyo, con Antonio. Casio se suicida al creer que ha perdido una batalla. En un segundo combate, el ejército de Octavio va ganando. Bruto pide a uno de sus soldados que lo mate porque esa noche ha vuelto a ver el fantasma de César. Al final se suicida cayendo sobre su propia espada, sujeta por su criado. El triunvirato ha ganado.

Antonio elogia a Bruto ante su cadáver: “Todos los conspiradores, menos él, obraron por envidia al gran César”. Octavio se une a los elogios y se acaba la obra.

Fascinante inmersión en la época romana. Pero, como siempre, lo importante es el tratamiento humano de los personajes: sus luchas internas, sus miedos, su sentido de la ética, sus traiciones, sus relaciones de amistad…

La indiscutible versión cinematográfica de esta obra es la dirigida por Joseph L. Mankiewicz en 1953, con Marlon Brando como Antonio, James Mason como Bruto y John Gielgud como Casio.

Algunas de las sentencias que contiene la obra:

Los hombres pueden interpretar las cosas a su manera, en sentido contrario al de las cosas mismas.

Cada esclavo tiene en su mano el poder para cancelar su autoridad.

Los unicornios pueden cogerse burlándolos con árboles; los osos, con espejos; los elefantes, con hoyos; los leones, con trampas, y los hombres, con aduladores.

Cuando la amistad comienza a debilitarse y decaer, afecta ceremonias forzadas.

Referencias externas

Referencias externas

Ficha de la obra, por Susanna Sacs:

Título original:  Julius Caesar

Marc

Cronología de Julio César

La única copia que se conserva de Julio César es la correspondiente al Primer Folio de 1623, donde ocupa la quinta  posición entre las doce  tragedias publicadas. Se trata de una copia muy buena; los especialistas creen que era una copia puntual, utilizada por un ayudante al servicio de todos los artistas durante la representación, a diferencia de las copias individuales cuya edición era menos esmerada.

Se considera que las primera representaciones de Julio César no pudieron ser anteriores a 1598 pues no aparece en la  Palladis Tamia de  Francis Meres publicada en 1598

Argumento de Julio César

Los tribunos Flavio y Morelo pasean por las calles de Roma recriminando a la plebe que acudan al desfile victorioso de César en su batalla contra Pompeyo. César aparece con su séquito y un adivino le dice que se “guarde de los Idus de Marzo”. Sigue una conversación entre Casio y Bruto en la que se muestran disconformes por la creciente dosificación de César, a quien consideran tan humano como a ellos mismos y a quien temen por querer convertirse en un Rey. César confiesa a Antonio que no se fía de Casio. Casca cuenta a Casio y a Bruto el triple rechazo, cada vez menos firme, de una corona por parte de César. Bruto vuelve a casa convencido de la debilidad de César para ostentar el poder absoluto, el asesinato ya es inevitable.

En una noche de grandes vientos y malos presagios los conspiradores se encuentran en casa de Bruto para planear la muerte de César.  Casio pretende matar también a Antonio, pero Bruto le disuade. Porcia observa que su marido está inquieto y le pide que confíe en ella, pero Bruto, con dulcísimas palabras la aparta de sí.

También Calpurnia está preocupada por su marido, ha soñado que la estatua de César se bañaba de sangre y logra convencerlo de que se quede en casa. Pero Decio convence a César para que vaya al Senado, revelándole que aquel día le será concedida la corona de Roma. En  su camino hacia el senado, tanto el adivino como Artemidoro intentan advertir a César del gran peligro que corre, pero él se niega a escucharlos y,  efectivamente, cuando llega al senado sus asesinos le rodean y le apuñalan un tras otro; entre ellos está Bruto, a quien César reconoce justo antes de morir. Los asesinos bañan sus manos y espadas en la sangre de César, tal y como Calpurnia había soñado. Antonio jura que vengará la muerte de César. Bruto se dirige a la multitud diciendo que él amaba a César pero lo mató por que su ambición acabaría con la libertad del pueblo romano. Seguidamente, aparece Antonio con el cadáver de César en los brazos y consigue convencer al pueblo de la gloria de Julio y su gran amor por los romanos. Casio y Bruto pasan a ser considerados traidores y deben huir de la ciudad.

Octavio, hijo adoptivo de Julio César, llega a Roma y forma un triunvirato con Marco Antonio y Lépido. Reúnen un ejército para marchar sobre Casio y Bruto que están en el exilio. Bruto ha perdido a su amada esposa Porcia, pero su filosofía estoica le hace resistir el dolor con dignidad, por la noche se le aparece el fantasma de César anunciándole que pronto se volverán a reunir en el campo de batalla. En el campo contrario, Octavio y Antonio discuten y se empieza a vislumbrar que el verdadero mando está en manos del joven Octavio. Casio observa como sus propios hombres huyen y los de Bruto están perdiendo el combate, entonces envía a Píndaro para que le informe de como van las cosas en el campo contrario y Píndaro le informa que su mejor amigo, Titinio, ha sido capturado. Casio le pide a Píndaro que le clave la daga y muere tras proclamar que César ha sido vengado. Titanio regresa al campamento y al ver a Casio muerto, también él se quita la vida.

Bruto, enterado de las muertes de Casio y Titanio continúa la lucha con el corazón apenado y tras ser derrotado pide a sus hombres que sostengan firme su propia espada a la que el mismo se arroja y muere manifestando que César puede descansar tranquilo.

Octavio y Antonio llegan victoriosos al campamento de sus enemigos y Antonio proclama que Bruto había sido “el hombre más noble de Roma”, los otros conspiradores actuaron por envidia y ambición pero Bruto creía verdaderamente que lo hacía por el bien de Roma. Octavio da las órdenes para que el funeral de Bruto sea realizado con todos los honores.

Personajes de Julio César

Julio César
Octavio César, Triunviro
Marco Antonio, Triunviro
M. Emilio Lépido, Triunviro
Cicerón, senador
Publio, senador
Popilio Lena, senador
Marco Bruto, conspirador
Casio,  conspirador
Casca,  conspirador
Trebonio,  conspirador
Ligario, conspirador
Decio Bruto, conspirador
Metelo Cimber,  conspirador
Cina,  conspirador
Flavio y Marulo, tribunos
Artemedoro,sofista de Cnidos
Adivino
Cina,  Poeta
Otro Poeta
Lucilio, Titinio, Mesala, Catón el Joven Volumnio, amigos de Casio y Bruto
Varro, Clitio, Claudio, Estratón, Lucio y Dardanio, criados de Bruto
Píndaro,Criado de Casio
Calpurnia, esposa de César
Porcia,  de Bruto
Senadores, Ciudadanos, Guardias y Acompañamiento.

http://www.williamshakespeare.netfirms.com/julio_cesar.htm