Comprar libro

Sonnets, 1597

Poesía

Escritos a lo largo de varios años (1592-1597), los Sonetos de Shakespeare suman un total de 154. Los primeros 126 están dedicados a un varón, y los restantes 28 a una dama morena (“dark lady”). La primera edición salió a la luz en 1609, pero se tienen noticias de su existencia desde 1598. En 1599, dos de ellos aparecieron en la compilación El peregrino apasionado.

Están redactados con influencia del renacimiento italiano, y en concreto de Petrarca (s. XIV) y su Cancionero, conjunto de sonetos dedicados a su amada Laura. Pero, como sucede tantas veces en la obra de Shakespeare, inauguran un nuevo tipo de poesía lírica moderna.

El tema de la obra son las relaciones amorosas, contadas en primera persona. Primero, la afección por un hermoso varón y después por una dama morena casada. La dama conquista al varón, y el narrador sufre por ello. No se sabe si fueron escritos para el joven, la mujer o ambos; no se sabe quiénes fueron esas personas, ni si existieron; ni siquiera se sabe si definen los sentimientos del escritor o son simple invención artística. Respecto a esto último, cabe señalar que a lo largo del texto se dan detalles, como el nombre (“Will”) y el oficio de actor del narrador, que apuntan a la teoría de la personalidad. En cualquier caso, quizás el asunto sea más sencillo: como en toda creación literaria, se parte de la realidad para modificarla artísticamente.

A raíz de tanto desconocimiento, los estudiosos han especulado en todas las direcciones. Parece claro que el amor del narrador por un hombre va más allá de la amistad; también es cierto que la dedicatoria que encabeza los Sonetos está dirigida a las iniciales W. H., que invertidas son las de Henry Wriothesly, conde de Southampton y mecenas de Shakespeare, al que había dedicado Venus y Adonis y La violación de Lucrecia. Ahora bien, el First Folio está dedicado a William Herbert, conde de Pembroke cuyas iniciales coinciden sin necesidad de invertirlas. Por otro lado, la dama podría ser Avisa Davenant, la propietaria de la Hostería de la Corona, de Oxford. Pero no se sabe nada a ciencia cierta.

En varios pasajes (sobre todo en los sonetos 80 y 86), el autor se muestra celoso de un poeta rival. Se ha tenido como probable que se trate de Christopher Marlowe, fallecido en 1593.

Los primeros 17 sonetos están dirigidos a un varón, al que se insta una y otra vez a procrear para perpetuar su belleza. Del 18 al 126, expresan el amor por el joven en cuestión, del que en el 20 el narrador lamenta que sea un hombre y no una mujer, en el 36 que no puedan mostrar en público su ternura, y en el 78 sentencia que su amado es su musa. En los sonetos 40 al 42 aparece la dama con la que el bello joven tiene relaciones; y en el 57 y el 58, el autor se declara esclavo de su amado. En el 66 desea morir, debido a que no le gusta lo que le rodea (el arte amordazado por la autoridad, la tontería censurando al talento y el bien sirviendo al mal); pero no muere para no dejar solo a su amor.

El soneto 77 parece aislado del resto. En él se habla de un regalo del autor a su adorado amigo: un cuaderno; y de un reloj y un espejo. En el cuaderno, el joven podrá escribir lo que su memoria no pueda retener; con el espejo y el reloj comprobará el paso del tiempo. El 122 demuestra que el varón también ha enviado regalos al autor.

Del 127 al 154, los versos se ocupan de la dama morena. En el 133 y 134 aparece una queja: la morena ha herido de amor tanto al relator como a su amigo, y se ha quedado con el amigo. El 138 afirma que su amada y él se mienten (y se acuestan, “lie”). El 144 (que como el 138, aparece en El peregrino apasionado) deja claro que el personaje que narra la historia tiene dos amores, un hombre bueno y una mujer mala. En el 152 se evidencia que ella está casada.

Los dos últimos sonetos, el 153 y el 154, cuentan la misma historia alegórica. Cuando Cupido se duerme, las ninfas cogen su antorcha para apagarla en un lago. Pero en vez de destruir el amor, lo que consiguen es que las aguas adquieran las propiedades de la antorcha. Este mito aparece en griego en un poema de Martianus o Marciano, escritor bizantino del siglo V. Pero todo indica que hay un doble -o triple- sentido: las aguas termales curativas de la sífilis, localizadas en la localidad de Bath (Reino Unido); y la imposibilidad de curación del poeta excepto a través del amor de la dama.

Trabajos de amor perdidos nos presenta a Rosalina (Rosaline), la doncella morena amada por Berowne, que bien pudiera ser la “dama oscura” de los Sonetos. Como gustéis incluye a Rosalinda (Rosalind), de nombre casi exacto, otra posible versión de la misma mujer.

 

Referencias externas

Referencias externas

Entrada de los Sonetos en la Wikipedia:

http://es.wikipedia.org/wiki/Sonetos_(Shakespeare)

Ficha de la obra, en Biografías y vidas:

http://www.biografiasyvidas.com/monografia/shakespeare/sonetos.htm