Comprar libro

Antony and Cleopatra, 1606

Tragedias

Esta tragedia histórica narra los últimos años de la vida del general romano Marco Antonio, que tuvo relaciones con la reina Cleopatra de Egipto (falleciendo ambos el año 30 a.C.).

Como en los casos de Julio CésarCoriolano y Timón de Atenas, Shakespeare utiliza como fuente las Vidas paralelas de Plutarco, en la traducción de Thomas North de 1579. Esta traducción incluye solamente las biografías de Coriolano, Julio César, Bruto, Marco Antonio, Octavio, Teseo y Alcibíades, mientras que la obra original de Plutarco consta de veintitrés pares.

El principal antagonista de Antonio en la obra es Octavio, que será conocido posteriormente en la Historia como César Augusto, el primer emperador romano. Y el personaje con más fuerza es el de Cleopatra.

Marco Antonio se encuentra en compañía de Cleopatra, en su palacio de Alejandría. Vive ajeno a sus obligaciones como miembro del triunvirato que gobierna Roma, y sólo se preocupa del amor de Cleopatra (“Uno de los tres pilares del mundo, metamorfoseado en el bufón de una puta”). Un adivino predice el futuro a los miembros del séquito de la pareja.

Llegan noticias de Roma: la esposa de Antonio ha muerto, y se suceden los conflictos en el Imperio, donde Octavio César ostenta el poder, con Sexto Pompeyo acechando. Marco Antonio decide volver a Roma. Cleopatra lo despide con numerosas ironías.

César se lamenta de la transformación de Antonio, que de valeroso guerrero ha pasado a borracho despreocupado. Mientras, Cleopatra suspira por la ausencia de su Antonio y le envía un mensaje diario.

Reunido el triunvirato de nuevo, se decide enterrar las viejas rencillas y unirse contra Pompeyo. Para sellar la nueva alianza, Antonio se casa con Octavia, hermana de César. Pero su intención es volver a Alejandría, a los brazos de su amada Cleopatra.

Un mensajero informa a Cleopatra de que Antonio se ha casado con Octavia. Cleopatra entra en cólera y pide informes sobre Octavia. El triunvirato llega a un acuerdo con Pompeyo con el que se evita la guerra. Soldados de ambos ejércitos conversan previendo que la boda de Antonio con Octavia separará a los dos triunviros, en vez de unirlos, en cuanto Antonio vuelva con Cleopatra. Antonio, César y Lépido son invitados a la embarcación de Pompeyo, donde se ponen a beber hasta emborracharse tremendamente. Uno de los soldados de Pompeyo, Menas, propone a su señor que mate a los tres triunviros para hacerse con el poder del mundo, pero Pompeyo no lo considera honorable (por habérselo desvelado antes de ponerlo en práctica).

Antonio y Octavia van de viaje a Atenas, despidiéndose de César, que teme que Antonio vuelva a las andadas con Cleopatra. Ésta recibe los informes sobre Octavia y se tranquiliza al saber que es menos atractiva que ella. Antonio advierte a Octavia de que si César continúa ninguneándolo, hará una guerra contra él. Octavia se erige en mediadora y va a Roma. Antonio aprovecha la ausencia de su esposa y se va a Alejandría con Cleopatra, a la que nombra reina de Asia. El ejército de César ha matado a Pompeyo. Octavia se siente desgraciada, por tener su corazón dividido entre su hermano César y su esposo Antonio. César le informa de que Antonio está con Cleopatra.

Batalla naval en las costas de Actium (Accio, actual territorio griego) entre las tropas de Antonio y Cleopatra y las de César. En mitad de la refriega, Cleopatra huye con su barco. Antonio le sigue con el suyo. Se pierde la batalla. En contra de sus obligaciones como político guerrero, Antonio ha optado por el amor y ha perdido la guerra. César manda decir a Cleopatra que se salvará si entrega a Antonio, cosa que no acepta.

Y batalla final, cerca de Alejandría. Antonio y sus hombres vencen en la primera jornada. Pero al día siguiente, las tropas de Antonio son derrotadas por mar. Éste atribuye el hecho a una traición por parte de Cleopatra, que huye refugiándose en un monumento funerario y mandando decir a Antonio que está muerta. Antonio se intenta suicidar ante la noticia, pero sólo se hiere. En este estado, recibe noticias de que Cleopatra aún vive y consigue llegar hasta ella, para acabar muriendo en su presencia.

César lamenta la muerte de Antonio, que pese a haberse convertido en su enemigo era admirado por él. Luego va a entrevistarse con Cleopatra, la cual le entrega una lista con sus pertenencias para que sean requisadas. César le dice que no es necesario, que será benévolo con ella, y se va. Pero Cleopatra no está dispuesta a ser llevada a Roma, y prepara su muerte: hace llegar a un campesino con una cesta de higos en la que esconde una víbora letal. Mediante su mordedura, Cleopatra se suicida (“¿No veis el niño que tengo al pecho, y que su nodriza le da teta para dormirle?”). César la descubre cadáver y cierra la obra prometiendo unos solemnes funerales para la pareja muerta.

Obra que, según opinión unánime, aúna todas las artes que Shakespeare supo usar. Contiene una doble trama: las disputas políticas y las amorosas, que llevan a Marco Antonio a un final trágico que aúna los dos temas. Se sugiere el conflicto entre Oriente y Occidente. Pero por encima de todo está la compleja personalidad de Cleopatra, que se erige en una de las creaciones cumbres de la colección de caracteres humanos del autor.

Las adaptaciones al cine han sido escasas. La única que intentó llevar la obra tal cual a la pantalla fue la dirigida por Charlton Heston en 1973, bastante mala. La famosa Cleopatra (Joseph L. Mankiewicz, 1963) se inspira en parte en Shakespeare. Y el realizador hindú Jayaraaj hizo su propia versión en 2002: Kannaki.

Algunas de las sentencias que contiene la obra:

Las malas noticias son de naturaleza infecciosa para el que las refiere.

Con el tiempo odiamos lo que tenemos a menudo.

Los que tienen la cara redonda son, en su mayor parte, imbéciles.

Referencias externas

Referencias externas

Ficha de la obra, en la Wikipedia:

http://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_y_Cleopatra