Comprar libro

The History of Cardenio, 1613

Comedias

Cardenio es un personaje de Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, que inspiró una obra de teatro escrita en 1613 por John Fletcher y William Shakespeare. El texto original se consideraba perdido, pero Gregory Doran, director de la Royal Shakespeare Company, certificó en 2007 que se había hallado el manuscrito y que la obra se representará en España en 2009 (*). El descubridor y traductor al español de la Historia de Cardenio fue Charles David Ley. Quizás todas las dudas que ofrezco en esta reseña se vean disipadas cuando se haga pública la versión certificada, en 2009. ACTUALIZACIÓN 2011: Con un par de años de retraso, el estreno se produce el 14 de abril de 2011.

Quiero aclarar que en este texto no hago referencia a la obra La segunda tragedia de la doncella, que rebautizada como Cardenio sacó a la luz pública el grafólogo Charles Hamilton en 1994. Se trata de una obra distinta a la que comentamos, aunque durante años ha sido presentada y representada como la original. (En la foto, el cartel de la obra sobre este falso Cardenio dirigida por James Kerwin en 2002).

Tomamos como base la reedición corregida de 2007 (Ed. Rey Lear) del texto ya publicado en 1987, que aún no había sido autentificado, pero que según algunos indicios es el que escribieron Shakespeare y Fletcher. Se trata de un trabajo de Charles David Ley, que incluye la traducción al castellano, la sustitución de los nombres de los protagonistas por los originales cervantinos, y la exclusión de los pasajes añadidos por el editor de la obra de Shakespeare Lewis Theobald. Éste publicó en 1727 el Cardenio con el título de Doble falsedad o los amantes afligidos. Carlos Gamerro opina que probablemente, ni La segunda tragedia de la doncella ni Doble falsedad son el Cardenio original. Francisco Rico, especialista en el Quijote, denomina a Doble falsedad “refundición tardía” de la Historia de Cardenio. Pero es lo que tenemos.

Empecemos por el Quijote. Cardenio está viviendo asilvestrado por el mal de amores que le produce el casamiento de su amada Luscinda con su amigo don Fernando. En ese estado lo encuentran Don Quijote y Sancho Panza. Veamos detalladamente cómo nos cuenta Cervantes la trama, salpicada en distintos capítulos.

Fragmentos donde se cuenta la Historia de Cardenio, en Don Quijote de la Mancha, Primera Parte.

Capítulo 23. Don Quijote y Sancho deambulan por Sierra Morena y encuentran un viejo equipaje abandonado con dinero y un libro en el que hay escritas quejas de enamorado despechado. Poco después, se les cruza corriendo un hombre asilvestrado. Luego ven una mula muerta. Deducen que tanto el equipaje como la mula pertenecieron al personaje y van a buscarlo. Un cabrero les da más pistas: se trata de un hombre que llegó a la sierra seis meses antes para, según sus palabras, hacer penitencia. También cuenta que le dan accesos de locura, atacando a los pastores mientras maldice contra un tal Fernando. Poco después aparece y don Quijote le da un largo abrazo. El narrador nos advierte que le vamos a llamar “el Roto” (hoy seudónimo del dibujante gráfico español Andrés Rábago), debido a su aspecto andrajoso.

Capítulo 24. El Roto se identifica como Cardenio, de noble familia andaluza (nombre inspirado por Cervantes en la noble familia andaluza de los Cárdenas). Y relata su triste historia:

Enamorado de una bella dama llamada Luscinda, ha de marcharse a servir al duque Ricardo, justo cuando iba a concertarse su boda. En su destino, se hace amigo de Fernando, el hijo del duque, que se confiesa enamorado de una labradora; a la cual no obstante olvida tras recibir sus favores. Cardenio viaja a su tierra con Fernando, y éste conoce a Luscinda.

En ese momento se produce una discusión entre Cardenio y don Quijote acerca del argumento del Amadís de Gaula, Cardenio enloquece, pelean y se va.

Capítulo 27. El cura y el barbero, que han llegado a la sierra en busca de don Quijote, escuchan cantar unos versos. Se trata de Cardenio, que sigue viviendo en los bosques, y que les cuenta el resto de su historia:

Fernando, enamorado de Luscinda, aleja a Cardenio con una excusa. Luscinda escribe a Cardenio contándole que Fernando ha pedido su mano y se van a casar. Cardenio acude y es testigo, escondido, de la boda, tras la cual Luscinda se desmaya. Cardenio huye y se pone a hacer penitencia en los campos.

Capítulo 28. Cardenio, el cura y el barbero encuentran a una bella dama disfrazada de varón, que les cuenta que es Dorotea, una labradora de familia rica, vasallos del duque Ricardo, a la cual don Fernando requirió de amores, hasta prometerle matrimonio y desvirgarla. Luego Fernando se fue y se casó con Luscinda. Dorotea relata que al ir en busca de Fernando para pedirle explicaciones, en la ciudad le contaron que tras la boda, el marido encontró en el escote de Luscinda una carta en la que decía que era de Cardenio y nunca lo sería de Fernando, aunque daba el sí por obediencia a sus padres. Cuando Luscinda despertó de su desmayo, huyó. Dorotea se escondió con un vasallo en los bosques, que la intentó violar, pero ella lo despeñó de un empujón. Un ganadero al que Dorotea sirvió como varón, al descubrir que era mujer, también la quiso violar, pero ella escapó y por eso andaba por allí.

Capítulo 29. Cardenio le descubre su identidad a Dorotea y le propone ayudarla, para que ambos acaben con sus respectivas parejas primigenias. Luego llega Sancho, al cual hacen creer que Dorotea es la princesa Micomicona, dentro de su plan para llevar a don Quijote a su aldea.

Capítulo 36. En los capítulos anteriores, Cardenio y Dorotea se unen al grupo que acompaña a don Quijote. A la posada donde se alojan todos, llega un grupo de personas que resultan ser don Fernando, Luscinda y su séquito. Todos se reconocen, y Fernando acaba admitiendo su error y volviendo con Dorotea. Todos lloran, incluso Sancho, pero en este caso porque se da cuenta de que la princesa Micomicona no es tal, y se va a quedar si las mercedes que de ella esperaba. Fernando cuenta que tras querer matar a Luscinda, y ella huir de casa de sus padres, la localizó en un convento, del que la traía por la fuerza.

Capítulos 37 a 47. Continúan las aventuras de don Quijote en la posada, en compañía de Sancho, el cura, el barbero, Cardenio, Fernando, Luscinda y Dorotea. La historia de Cardenio ha concluido, pero estos cuatro últimos personajes siguen apareciendo, cómplices del cura y el barbero para llevar a don Quijote de vuelta a su aldea.

La obra de Shakespeare comienza cuando el duque Ricardo llama a Cardenio a su corte para ayudar a su primogénito Pedro por recomendación de su segundo hijo Fernando. Cardenio está enamorado de Luscinda, pero debe marcharse. Luscinda promete fidelidad a Cardenio, pero queda compungida.

Fernando corteja a Dorotea, una dama de bajo linaje, que le rechaza. Luego Fernando cuenta que tras el rechazo, violó a Dorotea, pero ahora ama a Luscinda y por eso ha mandado de viaje a Cardenio. Justifica la traición de su amistad por “la feroz disputa de la virtud contra el deseo”. Es el mismo caso que en Los dos hidalgos de Verona.

Dorotea, que se siente culpable por haber perdido su virginidad,  recibe una carta de despedida de Fernando y entristece. El padre de Luscinda ofrece su mano encantado a Fernando, pero Luscinda protesta y afirma pertenecer a Cardenio. Luego el padre de Cardenio habla con el de Luscinda para pedirle el consentimiento del matrimonio de los enamorados, pero el padre de Luscinda cuenta la falsedad de que su hija ya no quiere a Cardenio. Este pasaje no aparece en el Quijote.

Luscinda envía una carta a Cardenio, que decide visitarla disfrazado. Irrumpe en la ceremonia de casamiento, pero es sacado de la casa por los criados, tras ser reconocido. Luscinda se desmaya, incumpliendo su promesa de clavarse un puñal. En el Quijote, Cardenio asiste a la boda pero no la interrumpe ni la frustra.

Cardenio huye y enloquece. Luscinda huye también. Dorotea va en busca de Fernando, disfrazada de varón y acompañada de un criado. Entra al servicio de un ganadero que al descubrir que es mujer intenta violarla, pero Pedro le interrumpe y no lo consigue. Pedro y Fernando van a raptar a Luscinda del convento donde se ha escondido, transportándola en un ataúd. Cardenio y Dorotea frecuentan las mismas montañas y acaban reconociéndose. El traductor considera que la canción que interpreta Dorotea es un añadido dieciochesco, por lo que practica la gran chapuza de sustituirla por un fragmento de los versos que recita Cardenio en el Quijote.

Al final, todos se encuentran y cada cual vuelve con su pareja. Como apunta Carlos Gamerro, el gusto actual y la gracia de Shakespeare llevarían a un desenlace diferente: los dos personajes con más fuerza –Cardenio y Dorotea- tendrían una unión más lógica y feliz, así como la pareja formada por Fernando y Luscinda merecerían seguir juntos por sus devaneos.

Verdaderamente, o mucho se ha perdido de lo que escribió Shakespeare en esta obra, o poco escribió en ella, porque se hace pesada y sin interés. El desarrollo es confuso y no se ve la chispa humorística ni la honda sabiduría que impregnan las obras restantes.

Algunas de las sentencias que contiene la obra:

Si se miran bien los encomios, uno de cada tres es burla

No sentir celos es carecer de amor

Referencias externas

Referencias externas

Comentario sobre Cardenio, por Carlos Gamerro:

http://www.pagina12.com.ar/2001/suple/Radar/01-04/01-04-01/nota1.htm

Ficha de la obra, por Susanna Sacs:

CardenioThe History of Cardenio

Cardenio es un personaje creado por  Miguel de Cervantes procedente de la primera parte El Quijote (1605), cuya versión inglesa fue publicada en 1612 con el nombre de Don Quixote.

El 20 de mayo de 1613 el  Privy Council autorizó el pago de 20 libras a John Hemminges, a la sazón director de la compañía de los King’s Men, por la representación ante la corte de una serie de dramas entre los que estaba incluido uno de título “Cardenno”. En julio del mismo año, Hemminges recibió 6 libras del embajador del  Duque de Savoya por la representación de una obra llamada “Cardenna”.

Mucho más tarde, en 1653, Humphrey Moseley consignó  en el Registro de Libreros un grupo de obras dramáticas entre las que se encontraba The History of Cardenio John Fletcher y William Shakespeare.

En 1728 fue publicado un drama titulado Double Falsehood (Falsedad doble) firmado por Lewis Theobald. Este drama, que recuenta la historia de Cardenio, decía haberse basado en la obra de Shakespeare.

A partir de toda esta serie de datos, se deduce que Cardenio habría sido una obra escrita por Shakespeare en colaboración con John Fletcher y que los King’s Men la habrían representado en 1613.

http://www.williamshakespeare.netfirms.com/obras_atribuidas.htm#Cardenio

(*) Nota acerca de la noticia firmada por Quico Alsedo en el diario español El Mundo, con fecha 24 de mayo de 2007, titulada “Recuperan y autentifican una continuación del ‘Quijote’ escrita por Shakespeare en 1612”.
http://www.elmundo.es/2007/05/24/cultura/2127645.html
Lo primero que hay que decir es que el artículo referido es el único de todas las fuentes de información del planeta donde se da esta noticia. Vemos que hay datos que podrían calificarse de “medias verdades”. Analicemos. Gregory Doran, a quien el autor identifica como “el director de la Royal Shakespeare Company”, no es el máximo responsable de esa compañía, ni su portavoz. Según la web oficial de la RSC, está dirigida por una junta de 17 personas, presidida por Sir Cristopher Bland. Esta junta trabaja en colaboración con el director artístico, Michael Boyd, y el director ejecutivo, Vikki Heywood. El director de teatro Gregory Doran es un director asociado. El periodista asegura que Doran, al recibir de manos de Juan Carlos I, en nombre de la RSC, la Medalla al Mérito de las Bellas Artes, que concede el Ministerio de Cultura del Gobierno de España, en Córdoba, en octubre de 2006, conversó con el monarca y le habló de Cardenio. El rey, supuestamente, le dijo: “Hay que coproducirlo y llevarlo a escena cuanto antes”. El artículo continúa asegurando que Cardenio es una continuación del relato de Cervantes, cuando todos los datos con los que contamos nos revelan que es una adaptación. El autor del artículo pone en boca de Gregory Doran la frase: “Hemos conseguido autentificar uno de los manuscritos sobre cuya autenticidad se especulaba”, dando a entender que existe un manuscrito conteniendo la obra, cosa que no ha sido confirmada por ninguna fuente. Prosigue la supuesta voz de Doran: “Al fin hemos dado con originales fiables” y aporta las supuestas pruebas: “Lo comparé con la primera traducción del Quijote al inglés, y hay algunos parlamentos que están tomados casi literalmente”. ¿Qué texto comparó supuestamente Doran? Un internauta que mantiene un blog sobre Shakespeare en inglés se interesó por la noticia publicada en España, y escribió a la RSC para preguntar. En su entrada “Mucho ruido sobre Cardenio“, cuyo título hace referencia al de la obra de Shakespeare “Mucho ruido sobre nada” (Mucho ruido y pocas nueces), nos explica sus investigaciones. La respuesta de la RSC dice así: “El proyecto se basará en la adaptación de Lewis Theobald del siglo XVIII, en la traducción del Quijote de 1612 de Thomas Shelton y en la versión original en español del episodio del Quijote”. Es decir, que no se trata de ningún descubrimiento nuevo, y menos de un manuscrito perdido. Y, para intentar dejar a un lado la polémica, desde la RSC añaden: “Algunos hechos pueden haberse perdido en la traducción”. Más bien creo yo que lo que ha pasado con este tema es que el articulista del diario “El Mundo” siguió la línea editorial del periódico desde que fue fundado: que una noticia inexistente no te haga perder un buen titular. Concluyendo: la crítica literaria viene dando por bueno el origen de la adaptación de Shelton, pero no es un hecho cierto que la Royal Shakespeare Company haya “autentificado” oficialmente nada. La reedición de Doble falsedad o Los amantes afligidos que se publicó en España en 2007 con el título Historia de Cardenio lleva en su contraportada el texto: “La Royal Shakespeare Company acaba de autentificar la existencia de una obra escrita por William Shakespeare…”. Mejor podría decir que un articulista de el diario El Mundo transcribió una conversación con un director de teatro de la compañía, añadiendo algunas suposiciones de su propia cosecha.

Actualización 2011:
Noticia en BBC