Comprar libro

The Tempest, 1611

Tragicomedias románticas

Una de las últimas obras de Shakespeare, denominadas tragicomedias románticas o romances, con los elementos característicos: la magia, las relaciones familiares y la reconciliación. Suele hablarse del texto como testamento literario de su autor, puesto que las obras que escribió después fueron elaboradas en colaboración con otros autores, y no alcanzan la calidad de ésta. Siendo Pericles la primera de las cuatro comedias caballerescas finales, sin embargo Cimbelino, El cuento de invierno y La Tempestad constituyen la trilogía de la etapa postrera del Cisne de Avon.

El argumento se considera por la crítica anglosajona uno de los pocos escritos por Shakespeare que no tiene una fuente literaria concreta, junto con Trabajos de amor perdidos, Sueño de una noche de verano y Las alegres comadres de Windsor. No obstante, se han encontrado antecedentes para párrafos determinados, basados principalmente en relatos contemporáneos de viajes y textos sobre pueblos extranjeros, como De los caníbales, capítulo 30 de los Ensayos de Michel de Montaigne, filósofo francés del XVI. Pero sobre todo hay muchas similitudes con la historia de Nicéforo y Dardano de las Noches de Invierno (Madrid, 1609), de Antonio de Eslava. Esta es la única fuente argumental conocida, aunque sólo se refieren a ella los eruditos españoles.

Los grandes temas que trata se pueden resumir en las dicotomías arte/naturaleza, barbarie/civilización, real/imaginario y venganza/perdón.

El lugar donde se suceden los hechos, que duran lo mismo que su representación (tres horas), está identificado como “el mar” y “una isla”. A lo largo de la obra, nada nos hace pensar que la isla esté en otro mar que no sea el Mediterráneo. Sin embargo, teniendo en cuenta la fecha en que fue escrito, se podría tratar de América y su colonización británica. En el texto se nombran las islas Bermudas, con su mítica historia de naufragios, incluyendo una expedición inglesa de 1609.

Escena de prólogo: el rey de Nápoles, Alfonso, viaja con otros nobles señores en un barco que está siendo azotado por una gran tempestad. Estos pasajeros suben a cubierta, importunando las labores de los marineros. Lo cual añade al oleaje una marejada de discusiones, pero todo está perdido: el barco naufraga.

En una isla cercana, se encuentran Próspero, duque de Milán, y su hija Miranda. Viven en una gruta, y ella no sabe quiénes son. Próspero ha provocado la tempestad que ha hecho naufragar el barco. Ya sin su toga de mago, cuenta a su hija que llegaron allí hace doce años, cuando ella tenía tres. Antes, él había confiado el gobierno de Milán a su hermano Antonio y se había aplicado a las ciencias ocultas. Pero Antonio usurpó el poder y sometió Milán al rey de Nápoles, que le ofreció protección. Así, Próspero y Miranda fueron expulsados de Milán en un barco, que les llevó hasta la isla donde viven.

Miranda se duerme y aparece Ariel, genio del aire a las órdenes de Próspero. Ha cumplido sus órdenes: el barco ha naufragado y los ocupantes se encuentran todos vivos repartidos por la isla. El resto de embarcaciones de la flota ha vuelto a Nápoles, en la creencia de que nadie se ha salvado. Ariel, según recuerda Próspero, era esclavo de la bruja Sycorax, que fue desterrada a la isla y murió tras parir un ser monstruoso: Calibán, salvaje malhumorado, ahora siervo de Próspero. En cierta ocasión intentó violar a Miranda, pero Próspero se lo impidió.

Ariel, cumpliendo el mandato de Próspero, lleva ante Miranda a Fernando, hijo del rey de Nápoles, proveniente del naufragio, con el propósito de que se enamoren (matrimonio político), aunque finge enojo contra él.

En otra parte de la isla, el resto de supervivientes mantiene una conversación entre jocosa y sabia, que incluye las reflexiones de Gonzalo sobre cómo gobernaría, tomadas de Montaigne. Antonio, el hermano de Próspero, incita a Sebastián a matar a su hermano el rey Alonso mientras duerme. Pero Ariel despierta a Gonzalo, que evita el magnicidio. Alonso busca a su hijo, aunque Antonio y Sebastián creen que ha muerto.

Calibán se tira al suelo para que no le descubran los genios que manda Próspero para torturarle. Pero por allí pasa Trínculo, bufón sobreviviente del naufragio, que se refugia de la lluvia bajo la capa de Calibán. Después llega el borrachín Esteban y da de beber a Calibán, que lo adora como a un dios y le promete servirle. Los tres se emborrachan y se van juntos.

Fernando está ocupado en apilar troncos por orden de Próspero. Miranda le dice que descanse. Los dos se declaran su ardiente amor, y Próspero los espía feliz. Los tres borrachos conversan: Calibán cuenta a Esteban que su anterior amo es malvado y le pide que lo mate y así tomar a Miranda como esposa, reinar sobre la isla y poblarla de Calibanes. Ariel lo ha escuchado y va a contárselo a Próspero.

Toda la isla, presidida por la magia de Próspero, hace sonar músicas variadas. El rey Alonso y sus acompañantes las oyen, igual que antes los borrachines. Ariel aparece en figura de arpía y les habla: a Alonso le dice que el destino le ha privado de su hijo; Sebastián y Antonio aún tienen valor para retar a los espíritus. Pero tanto ellos tres como sus acompañantes quedan presos en el bosque y desesperados.

Próspero autoriza la unión entre su hija y Fernando, explicando a éste que ha superado las pruebas. Ariel prepara una mascarada con sus genios, para la celebración de los esponsales. Aparecen las diosas Ceres, Iris y Juno dando sus bendiciones a los enamorados. Luego unos segadores bailan con unas ninfas.

Próspero recuerda de repente que Calibán, el borracho y el bufón se acercan para matarle. Luego considera que Calibán es “un diablo por nacimiento, sobre cuya naturaleza nada puede obrar la educación” y tiende una trampa a los tres rufianes en su gruta: mientras se entretienen con vestidos relucientes, les envía una jauría de perros que les ponen en fuga.

Ha llegado la hora sexta, y con ella el fin de los trabajos de Próspero, demiurgo de la obra. Se dirige a Alonso, rey de Nápoles; a Sebastián, hermano del rey; y a su propio hermano Antonio, y los perdona a todos. Luego abre la entrada de su gruta y muestra a su hija Miranda jugando al ajedrez con Fernando. Alonso se maravilla de ver a su hijo. Luego son llevados hasta allí el capitán y el contramaestre del barco, que ha sido reparado por Ariel. Y por fin, llegan Esteban, Trínculo y Calibán, que promete ser más razonable en adelante al servir a Próspero. Ariel, tras haber secundado con gran eficacia a Próspero, es puesto en libertad por éste. Todo concluye con el epílogo que recita Próspero, en el que declara abandonada la magia y pide la indulgencia del respetable para obtener su absolución final.

Como apunta Harold Bloom, “La Tempestad no es ni un discurso sobre el colonialismo ni un testamento místico”, haciendo referencia a las falsas interpretaciones que se han dado de la obra. Se trata de una comedia con elementos mágicos que muestra la revancha de un duque, su victoria y su perdón contra los que le habían traicionado. Hay reflexiones bufas sobre el gobierno de los países, idilio entre dos amantes y escenas cómicas. Hay una metáfora general sobre el poder. Todo ello aderezado con la presencia de Calibán, monstruoso salvaje, que ni de lejos se puede defender como símbolo de emancipación indígena.

Próspero el mago, con su duende Ariel, es la versión shakesperiana del Doctor Fausto de Marlowe y su diablo Mefistófeles. Como siempre, el genio de Shakespeare no resiste comparación alguna, pero aún así la obra tampoco acaba de cuajar, con su anómala sucesión de fenómenos paranormales. No obstante, La tempestad está considerada como una de las obras maestras de su autor.

El cine se ha atrevido con la pieza en varias ocasiones. Algunas de ellas curiosas, como Planeta prohibido (Fred M. Wilcox, 1956), que la lleva a la ciencia ficción o Tempest (Paul Mazursky, 1979), que la traslada a nuestros días. En 1979, el especialista Derek Jarman la adaptó recibiendo buenas críticas. Peter Greenaway filmó su barroco Prospero’s Books en 1991. Y la fiel versión de Julie Taymor (2010), sin embargo cambia el sexo del protagonista, con Helen Mirren como Próspera. Curiosamente, Nuria Espert ya hizo de Próspero en teatro en 1983 en una adaptación de Terenci Moix.

Algunas de las sentencias que contiene la obra:

Estamos tejidos de la misma tela que los sueños, y nuestra corta vida se cierra con un sueño.

Referencias externas

Referencias externas

Ficha de la obra, por Susanna Sacs:

Título original: The Tempest

Cronología de La tempestad

La Compañía de los King’s Men representó por primera vez La Tempestad ante su protector, El Rey Jacobo I el 1 de noviembre de 1611. La representación tuvo lugar en el Whitehall, cuyas salas utilizaba la compañía durante el invierno pues el Globe era al aire libre. Se sabe que la segunda representación tuvo lugar en  febrero de 1613 para las bodas de la princesa Elisabeth con el Elector del Palatinado. No se tiene noticia de ninguna otra representación ni en vida  ni tras la muerte de Shakespeare en 1616. A partir de 1667 y hasta  bien entrado el S XIX los teatros ingleses representaron repetidamente una versión de La Tempestad titulada The Tempest or the Enchanted Island elaborada por William Davenant y John Dryden con modificaciones notables del original shakespeareano. A partir de 1838 se volvió a representar el espectáculo en la versión de Shakespere.

El texto que ha llegado hasta nosotros procede del Primer Folio publicado en 1623 por dos miembros de la Compañía,  Hernry Condell y John Heminges, actores y compañeros a quienes,  al igual que a Richard Burbage, Shakespeare había favorecido en su testamento. La Tempestad es la primera de las obras publicadas en el I Folio. Parece ser que el manuscrito a partir del cual se realizó la edición impresa procedía del prestigioso copista Ralph Crane. No se tiene noticia que hubiera sido publicada anteriormente en ninguno de los cuartos editados, muy deficientemente, en vida de Shakespeare. Por la referencia concreta a la carta escrita el 15 de julio de 1610 (que no sería publicada hasta 1625) por William  Strachey,  un miembro de la tripulación de la fragata Sea Adventure, en la que relataba el naufragio que les llevó a una isla de Las Bermudas, se deduce que La Tempestad fue escrita entre finales de 1610 y 1611.

[Cronología] [ Fuentes] [Ediciones]  [Películas] [Argumento]  [Personajes] [Forma] [Comentario]

Fuentes de La tempestad

Trabajos de Amor Perdidos y La Tempestad son las dos únicas obras de Shakespeare cuyo argumento es original del autor aunque para su composición utilizó múltiples fuentes:

Fuentes literarias

El discurso de Gonzalo en (II i) es prácticamente igual que la traducción al inglés realizada por Florio del ensayo XXX de Montaigne ” De los caníbales”. Caliban es un anagrama de Caníbal 
The Masque of Hymen de Ben Jonson fue el  modelo para la  mascarada nupcial en (IV 71-211).
El Libro VII   de Las Metamorfosis de Ovidio (Invocación de Medea) utilizada en la despedida de Próspero como nigromante (V 33-50)

Fuentes no-literarias

Sylvester Jourdain El descubrimiento de las Bermudas (Discovery of the Barmudas) ( 1610),

Compañía de Virgina Verdadera Declaración del estado de la Colonia de Virginia con una refutación de los escandalosos  informes que han contribuido a desprestigiar una empresa tan valiosa (True Declaration of the state of the Colonie in Virginia with a confutation of such scandalous reports as have tended to the disgrace of so worthy an enterprise) ( 1610),

La carta de William Strachey, titulada Verdadero relato del ) fechada el 15 de julio de  1610, pero que no fue publicada hasta 1625.  Es muy probable que Shakespeare hubiera tenido acceso a esa carta pues su patrón, el Conde de Southampton,  era oficial de la Compañía de Virginia.

[Cronología] [ Fuentes] [Ediciones]  [Películas] [Argumento]  [Personajes] [Forma] [Comentario]

Ediciones   de La Tempesta

1973 84-7254-105-3 – Romeo y Julieta; Hamlet; Otelo; Macbeth; La tempestad [traducción de Navarra Farré, Jaime]   [ Parte de obra completa: T.5] Carroggio, S.A. de Ediciones 
1975 84-7162-652-7 – La tempestad [Pujol, Carlos] tr. Editor: Editorial Bosch, S.A. 
1982 84-285-0679-5 – Romeo y Julieta ; La tempestad  [traducción de Pérez, Adoración] Ediciones San Pablo 
1983 84-239-0116-5 – La Tempestad, La doma de la bravía  [traducción de Astrana Marín, Luis]  Espasa-Calpe, S.A. Colección Austral
1992  84-320-3913-6 – El cuento de invierno ; La tempestad [traducción de Valverde, José María] Editorial Planeta, S.A. 
1993 84-604-4927-0 – La tempestad  [traducción de Conejero, Manuel Angel] Fundación Instituto Shakespeare. Instituto de Cine y RTV 
1994 84-376-1297-7 – La tempestad  [traducción del Instituto Shakespeare dirigida por Conejero, Manuel A.]Ediciones Cátedra, S.A. 
1996 84-7676-352-2 – La tempestad [traducción de Pujol, Carlos] Editorial Bosch, S.A. 
1998 84-402-2260-2 – Sueño de una noche de verano ; Ricardo II ; La tempestad [ Parte de obra completa: T.13] traducción de  Astrana Marín, Luis Ediciones Orbis, S.A. 1999 84-494-1041-X – El mercader de Venecia ; La tempestad  traducción de Clark, James  Editorial Océano, S.L. 
2000 84-7461-163-6 – La tempestad [ Parte de obra completa: Vol.V] traducción de  Astrana Marín, Luis ,   S. A. de Promoción y Ediciones 
2000 84-395-8485-7 - La tempestad traducción de Valverde, José María. Planeta-De Agostini 
2002 84-239-7401-4 – La tempestad traducción de Pujante, Ángel Luis Espasa-Calpe, S.A. 
2002 84-95882-19-1 – The tempest = La tempestad (edición bilingüe inglés-español) traducción de Astrana Marín, Luis. Imagine Press Ediciones 
2003 84-473-2948-8 – La tempestad traducción de Martínez Lafuente, R. y Moral, Gemma  RBA Coleccionables, S.A. 
Edición digital en www.librodot.com 

[Cronología] [ Fuentes] [Ediciones]  [Películas] [Argumento]  [Personajes] [Forma] [Comentario]

Argumento de La tempestad

El barco del Rey Alonso de Nápoles, al regreso  de las bodas de su hija en Túnez, naufraga cerca de una isla. El naufragio ha sido provocado por el mago Próspero que junto a su hija Miranda, Caliban (un deforme hijo de bruja e íncubo) y Ariel (espíritu del aire sólo visible para Próspero) son los únicos habitantes de la isla.

Próspero cuenta a Miranda que el era el legítimo Duque de Milán pero fue desbancado por su hermano Fernando y el fiel cortesano Gonzalo le salvó la vida enviándole a una isla desierta con la única compañía de su hijita de tres años y sus apreciados libros de magia. Próspero dio a la niña una excelente educación y ahora le revela su origen. Caliban también recibía instrucción por pare de Próspero hasta que intentó violar a Miranda y el mago lo convirtió en su esclavo.

Ariel, que fue liberado por Próspero del tronco de árbol al que lo había confinado la bruja Sycorax, madre de Caliban, es el encargado de ejecutar las órdenes mágicas de Próspero. Por obra de Ariel, los náufragos quedan distribuidos en tres grupos distintos: Fernando, el hijo del Rey de Nápoles, está sólo. En el grupo del Rey están su hermano Sebastián, Antonio, hermano de Próspero y actual Duque de Milán y los cortesanos Gonzalo, Adrián y Francisco. Finalmente los criados forman un tercer grupo.

La magia de Próspero hace que  Miranda y Fernando se enamoren. El grupo del Rey recorre la isla en busca del príncipe, que creen desparecido. Cuando el Rey y los cortesanos caen dormidos, por obra de Ariel, Antonio y Sebastián planifican el asesinato de Alonso para que su hermano herede el reino, tal y como Antonio había usurpado el ducado de su hermano Próspero quince años atrás. El grupo de Trínculo y Esteban se encuentran con Caliban y éste les convence para matar a Próspero, ofreciendo el mando de la isla a Esteban, a quien cree un dios por haberle ofrecido licor, exquisito y mágico fluido que Caliban nunca había probado.

Ariel prepara un banquete fantasmal para el Rey y su séquito, cuando van a probarlos los manjares desaparecen y Ariel toma la forma de una arpía que recuerda a Antonio el crimen perpetrado contra su hermano Próspero. Por otra parte, Prospero prepara una mascarada nupcial interpretada por Ariel y sus espíritus para celebrar el vínculo entre Fernando y Miranda, pero tiene que interrumpirla bruscamente al recordar que Caliban está preparando su asesinato.

En el acto final, Próspero revela su verdadera identidad y emplaza a su hermano a que le devuelva el Ducado de Milán, también descubre a su padre el paradero de Fernando que está jugando al ajedrez con Miranda, todos son perdonados, incluido Sebastián por haber intentado usurpar la corona a Alonso. Próspero renuncia a su magia y deja en libertad a Ariel. Los demás parten hacia Nápoles para celebrar las bodas de Fernando y Miranda, no queda claro si Caliban los acompaña.

[Cronología] [ Fuentes] [Ediciones]  [Películas] [Argumento]  [Personajes] [Forma] [Comentario]

Personajes de La tempestad

Alonso, Rey de  Nápoles
Sebastián, su hermano
Próspero, legítimo Duque de  Milán
Antonio, su hermano; usurpador del ducado de Milan
Fernando, hijo del rey
Gonzalo, anciano consejero
Adrián, señor
Francisco, señor
Caliban, esclavo de Prospero
Trínculo, bufón
Esteban, mayordomo
Capitán del barco
Contramaestre
Marineros
Miranda, hija de Prospero
Ariel, espíritu de aire
Iris, un espíritu
Ceres, un espíritu
Juno, un espíritu
Ninfas
Segadores

[Cronología] [ Fuentes] [Ediciones]  [Películas] [Argumento]  [Personajes] [Forma] [Comentario]

Estructura y Forma de La tempestad

La Tempestad es un drama en cinco actos de 2, 2, 3, 1 y 1 escena respectivamente. La obra sigue las unidades aristotélicas de tiempo, acción y lugar. Además en La tempestad el tiempo escénico coincide con el de la representación: tres horas.

Los cinco actos corresponden a la estructura clásica teatral:

  1. INDUCCIÓN Presentación de todos los personajes, sus relaciones y su llegada a la isla.

  2. PRÓTASIS  Próspero, ayudado por Ariel, agrupa a los personajes de acuerdo a sus intereses: Fernando con Miranda, El Rey con sus cortesanos y los criados con Caliban.

  3. EPÍSTASIS  Fernando y Miranda se enamoran, Sebastián y Antonio planean la usurpación del poder. Trínculo, Esteban y Caliban planean el asesinato de Próspero.

  4. CATÁSTASIS El Rey Alonso y su séquito son sucesivamente halagados con un banquete y su repentina destrucción con la acusación de haber usurpado el poder en Milán. Próspero acepta el compromiso de su hija con Fernando y les obsequia con una mascarada nupcial.

  5. CATÁSTROFE El complot de Caliban es desenmascarado, Próspero descubre su identidad, y se produce la reconciliación entre todos los implicados a través de las bodas de Fernando y Miranda. Próspero renuncia a su magia y vuelve a la civilización. El espíritu de Ariel obtiene la libertad.

La Tempestad es la obra de Shakespeare en la que mayor importancia tienen las acotaciones escénicas, dirigidas a crear un ambiente de magia que se basa principalmente en los sonidos.

Ariel canta tres canciones (I.ii.375-81), (I.ii.376-402) y (V.i.88-94)

Hay acotaciones concretas para:

música extraña y solemne (en el banquete de III.iii.18)

música suave (para la mascarada nupcial de IV.i.59)

música solemne (cuando Próspero renuncia a su magia en V.i.64)

La música se utiliza también para dormir y despertar a los personajes

Miranda (I.ii.218)

Fernando (I.ii. 418)

Antonio (II.i 179)

Existen asociaciones musicales para el odio de Caliban, la ambición de Antonio y el lamento de Fernando.

Aparte de la música aparecen muchos otros sonidos utilizados como motivos recurrentes: el sonido de la tempestad, de los truenos y de los perros.

El soliloquio de Caliban en (III.ii.96)  se centra en la magia de los sonidos en la isla.

[Cronología] [ Fuentes] [Ediciones]  [Películas] [Argumento]  [Personajes] [Forma] [Comentario]

Principales interpretaciones críticas  del siglo xx 

El más completo y exhaustivo  análisis de La Tempestad es el de Sir Frank Kermode (las obras de Kermode dedicadas a Shakespeare son muchas y las referencias a La Tempestad, innumerables. Pero las ideas fundamentales están resumidas en su prólogo a la edición de Arden). Kermode concede importancia central a la antítesis Naturaleza Arte como principio alrededor del cual se ordenan todos los elementos dramáticos de la obra.

La crítica marxista, representada especialmente por Leslie Fiedler, se centra en Caliban como símbolo de los pueblos oprimidos por una ‘raza esclavizadora’ . Caliban mantiene la fuerza de una oscura divinidad anárquica que el mago Próspero no es capaz de percibir pero que se proyecta al futuro. La figura de Caliban ensombrece por un igual las dos visiones utópicas de la obra representadas por dos binomios antagónicos entre sí: Gonzalo-Montaigne  y Próspero-Shakespeare

Durante las últimas décadas ha prevalecido en las cátedras inglesas la corriente crítica del neo historicismo. En el caso de la Tempestad, podemos citar a Francis Barker y Perter Hulme de la Universidad de Essex  quienes partiendo del análisis del discurso se centran en la intertextualidad  entre  Shakespeare y Montaigne . Para Barker y Hulme la clave de la obra está en la inquietud que la amenaza de Caliban produce en Próspero y que hace que disuelva bruscamente el artificio mágico de la mascarada nupcial.  Para los neo historicistas la obra tiene un carácter político y realista y la tensión dramática se expresa en términos de opresión y liberación.

Desde una perspectiva totalmente distinta, en 1975 la entonces Catedrática de Inglés de la Universidad de Nueva York , Frances A Yates  abogó por  una nueva metodología en el estudio de Shakespeare. Yates proponía un exhaustivo estudio del Folio publicado en  1623 por Condell y Heminges quienes, al igual que su compañero Shakespeare, eran muy afines al círculo rosacruciano favorecido por la Princesa Elisabeth y su marido el Elector del Palatinado. Para Yates (hipótesis que ya había mencionado Frank Kermode) Próspero es sin duda el trasunto de John Dee, matemático y mago de gran influencia en la corte isabelina pero que había caído en gran desgracia en la jacobina. Yates era una experta en las corrientes herméticas y cabalística del Renacimiento, su estudio se centra en los aspectos mágicos y crípticos de La Tempestad y no interfiere en ninguna de las corrientes críticas que estudian la obra.

Bibliografía

Ediciones con notas

Orgel, Stephen, and William Shakespeare. The Tempest. Oxford: Oxford University, 1998.

Shakespeare ,William OBRAS COMPLETAS Estudio preliminar, Traducción y Notas por Luis Astrana Marín. Primera Versión íntegra del inglés. Aguilar, S.A. de ediciones. Madrid, 1951

Shakespeare, William La tempestad  Ed.bilingüe del Instituto Shakespeare,bajo la dirección de Manuel A.Conejero Dionís-Bayer, 4ª ed.

Estudios monográficos

Bloom, Harold, and Mirjana Kalezic, eds. Shakespeare”s Romances.  Philadelphia: Chelsea House, 2000.

Coursen, H. R. The Tempest A Guide to the Play. Westport, CT: Greenwood Press, 2000.

Kirsch, Arthur. “Virtue, Vice and Compassion in Montaigne and ‘The Tempest.’.” Studies in English Literature, 1500-1900 37.2 (1997):

Neilson, Francis. Shakespeare and the Tempest. Rindge, NH: R. R. Smith, 1956.

Taylor, Mark. “Prospero’s Books and Stephano’s Bottle: Colonial Experience in ‘The Tempest.’.” CLIO 22.2 (1993): 1

http://www.williamshakespeare.netfirms.com/la_tempestad.htm